fbpx

Cuando partes de Colombia te enfrentas a un mundo de cosas nuevas lleno de aprendizajes. Un mundo totalmente diferente, donde hablan otro idioma, encuentras personas con otras formas de pensar y barreras culturales. Encontrar una casa, trabajo y hacer amigos es parte de tus objetivos iniciales.

Con los años, son muchas las razones para retornar: comienzas a extrañar tu familia, tus amigos, tu barrio y añoras parte de lo que tenías antes. Poder aplicar los conocimientos adquiridos durante todos estos años fuera de Colombia, retirarte en tu patria, o invertir los ahorros en un patrimonio sólido al lado de los tuyos son algunas de las razones. Es en ese momento que tomas la decisión de volver! Cuando sientes que ya has cerrado un ciclo de inmigrante y que te encuentras preparado para retornar a tu país.

Las despedidas son difíciles, pero sabes que están llegando cuando por fin tomas el último paso y compras el boleto de avión. En ese momento te invade nuevamente la nostalgia de dejar atrás un país que te acogió por varios años y un mundo nuevo que construiste pero todo eso se supera al pensar en el reencuentro con tu familia y amigos, personas que han permanecido en tu corazón todos estos años pese a la distancia y que ahora vas a poder abrazar!

A continuación, vuelves a casa, tienes reuniones y bienvenidas! Pasas semanas poniéndote al día con tus allegados, de reunión en reunión contando historias. En ese periodo de tiempo todo es nuevo y excitante… y luego sientes que todo desaparece, que la situación que siempre anhelaste es diferente. Comienzas a sentir que algo te falta, te sientes ajeno y sientes que extrañas cosas del país al que emigraste, y te sientes extranjero en tu propio país.

Sin embargo, todo esto que sientes, es completamente normal y hace parte del proceso de ajuste a este gran cambio que estás experimentando. Al principio puedes sentir frustración pues cuando te reencuentras con tu cultura, luego de haberte abierto a otras culturas y adaptado a otras costumbres necesitas vivir un proceso de readaptación.

Con los días, descubres la amabilidad y familiaridad de los colombianos, vuelves a crear una rutina y te vas adaptando nuevamente a tu país. El tiempo hará que vuelvas a sentirte como en casa.

Al igual que emigrar, volver a Colombia es una decisión de vida que te traerá reencuentros y nuevas experiencias! Volver a re-conocer un país mágico que durante tu ausencia ha estado en constante evolución esperando por ti!

Deja un comentario